5 LUGARES QUE NO TE PUEDES PERDER

Mont-roig Miami hay que explorarlo en calma e impregnarse de su esencia mediterránea


Imaginaros un pequeño mundo Mediterráneo con infinidad de calas y playas de arena fina y dorada, con ermitas pintadas de rojo que desafían la gravedad, con una villa medieval arraigada en la tierra y que temía a los piratas, con un paraíso verde ideal para los amantes del golf y la naturaleza y con una gastronomía de sabores del mar y de la tierra. Este pequeño mundo Mediterráneo, este gran jardín mediterráneo, es el lugar que Joan Miró también escogió para veranear e inspirarse. Bienvenidos a Mont-roig Miami, vuestra casa de vacaciones en la Costa Dorada.


1. PLAYAS Y CALAS


Si aún no habéis encontrado vuestra cala o playa preferida seguro que la encontraréis en Mont-roig Miami. Nuestra costa, bañada por un Mediterráneo de aguas turquesas, se extiende durante 12 km dibujando la Costa Dorada más natural y salvaje. Está formada por pequeñas calas entre acantilados e inmensas playas, algunas de ellas vírgenes, otras urbanas, con bandera azul, para perros, con guijarros… Todas tienen poca profundidad, bañadas por la apreciada arena fina y dorada y nunca masificadas, ideales para el disfrute de los más pequeños. ¿Estáis a punto para refrescaros en la gran piscina de vuestra casa de vacaciones?


2. ERMITA DE LA MARE DE DÉU DE LA ROCA


Si levantáis la mirada desde cualquier punto de Mont-roig Miami observaréis la atenta mirada de la ermita de la Virgen de la Roca y la ermita de Sant Ramon de Penyafort, ambas asentadas sobre la Montaña Roja, la cual da nombre al pueblo de Mont-roig del Camp. Es un espacio para soñar, para dejarse llevar por la imaginación, para inspirarse tal y como lo hizo Joan Miró en el cuadro “Mont-roig, Sant Ramon”. Las formas fantasiosas que esculpen la montaña, las vistas panorámicas del Camp de Tarragona que se observan y las ermitas colgantes sobre la roca, que todavía hoy siguen siendo punto de referencia para los marineros, hacen de este lugar un sitio icónico y de visita obligada a la Costa Dorada. Actualmente la ermita dispone de servicio de hospedería y servicio de restauración.


3. CASCO ANTIGUO DE MONT-ROIG DEL CAMP


En el interior, a los pies de la sierra de Llaberia, años atrás se levantaba una villa medieval cerrada por murallas y presidida por un castillo. El pueblo de Mont-roig del Camp fue motivo de disputa entre obispos y reyes por sus rentas y también hubo un barrio judío. Hoy os invitamos a viajar por nuestros orígenes dando un paseo por el casco antiguo, encontraréis dos de los cuatro portales de entrada a la villa; “el portal d’Avall”, el portal principal de entrada a la villa amurallada, y “el portal de la Canal”, acompañado de una torre de 16 metros. Destaca también la iglesia Vieja, la cual tenía funciones defensivas, así lo demuestra su campanario, la antigua cárcel, emplazada en una antigua torre de defensa, y los restos de la muralla en la zona de las Huertas. ¡En verano y en Semana Santa se organizan varias visitas guiadas que no os podéis perder!


4. CAMPO DE GOLF BONMONT


Una de las mejores formas de disfrutar de nuestro gran jardín junto al mar es con la práctica del golf. La simbiosis perfecta entre deporte y naturaleza y la excelencia de las instalaciones y servicios del Campo de Golf Bonmont lo sitúan entre los mejores del continente europeo. Un gran complejo dedicado a este deporte y diseñado por el experto mundial Robert Trent Jones Jr. con el objetivo de integrarse con el paisaje mediterráneo del entorno. El campo es de visita obligada para los amantes del golf a nivel mundial y resulta ideal para aquellos que quieren iniciarse en un lugar de gran belleza paisajística. El campo está abierto todo el año y cuenta con servicio de restauración, escuela de golf, gimnasio, alquiler de equipamiento y otras instalaciones deportivas.


5. MAS MIRÓ Y PAISAJE EMOCIONAL


Un genio universal como Joan Miró también escogió Mont-roig Miami como su casa de vacaciones, pero fue mucho más allá, también lo escogió para buscar inspiración, y la encontró toda. Él mismo afirmaba “toda mi obra es concebida en Mont-roig”.


En la Masía, residencia de veraneo de la familia, el genio inició su viaje hacia la pintura, convirtiéndose más tarde en uno de los artistas más influyentes del siglo XX. La obra de Joan Miró no se puede comprender sin la visita al Mas Miró, el origen de todo, y sin recorrer la ruta “El paisaje emocional de Miró” donde se pueden ver los paisajes de Mont-roig que sirvieron de inspiración para el genio y que acabó convirtiendo en obras de arte mundialmente reconocidas, como “La Masia”, “La platja”, “Mont-roig, l’església i el poble”, “Mont-roig, el poble”, “Mont-roig, Sant Ramon”.


¡Si deseáis unas vacaciones geniales, no os perdáis el Mont-roig mironiano!